Cómo hacer una bolsa de calor casera

Ahora que empiezan a bajar las temperaturas y el invierno cada vez está más cerca podemos confeccionar en pocos minutos una fuente de calor casera muy eficaz para combatir el frío.

Además esta bolsa de calor casera nos puede servir a modo terapéutico pudiendo aplicarla en el lugar de nuestro cuerpo donde tengamos dolores musculares y aliviar sus síntomas.


Veamos pues qué necesitamos para hacer nuestra bolsa de calor casera, su elaboración paso por paso y modo de empleo:

Materiales para hacer una bolsa de calor casera:

  • Un calcetín (lo más ancho y recio posible)
  • Arroz


¿Cómo se hace?

Muy sencillo. Primer paso: Cogemos el calcetín y lo enrollamos hasta dejar unos cuatro dedos de fondo para añadir dentro el arroz.
Segundo paso: Vamos desenrollando el calcetín, añadiendo progresivamente más arroz a su interior, hasta llegar aproximadamente a la altura del tobillo.
Tercer paso: Anudar el calcetín o atarlo fuertemente con una cuerda, cinta de pelo o cualquier material que nos ayude a amarrar el extremo y el arroz no se salga.

Modo de empleo

Calentar durante unos minutos en una secadora o microondas hasta el punto de calor deseado y aplicar la bolsa de calor donde se necesite.

Foto: Facilísimo.com